300 GOTAS

Publicado el Bastián Baena

Regular la explotación minera oceánica requiere conocer mejor las profundidades

El conocimiento sobre un asunto es lo que nos permite entender su valor. Comprender de qué está hecho, cuál es su función, para qué podría sernos útil, entenderlo en lo más profundo y de esta forma encariñarnos con ese asunto. Volvernos expertos en el tema y poder defenderlo con argumentos, definir muy bien las causas que nos mueven y poder sustentar el por qué de nuestras luchas.

El problema está precisamente en el desconocimiento y en la ignorancia. De una forma muy primitiva seguimos explotando los recursos naturales con el afán de satisfacer unas demandas que no son urgentes, y que obedecen al frenetismo de consumo que es habitual en nuestra época, y seguimos perpetrando semejante despilfarro sin atender ni considerar el daño irrevocable que estamos ocasionándole a la naturaleza.

En los últimos años ha crecido considerablemente la explotación de las superficies marinas, y de las entrañas de la tierra han venido extrayendo aluminio, cobre, cobalto y otros metales que se emplean para la fabricación de celulares y baterías, desatendiendo los perjuicios inmediatos y potenciales que están ocasionando en los ecosistemas marinos.

La regulación que existe para defender los suelos de la explotación minera es más que insuficiente, y esto debido al desconocimiento científico respecto a un mundo plagado de especies nunca vistas por el ojo humano y que supieron adaptarse a las condiciones medioambientales más extremas -animales que habitan oscuros territorios y que constituyen casi un 70% de nuestro mundo. Es urgente comprender en concreto cómo estas prácticas empleadas por el ser humano están atentando contra la vida marina.

Sabemos que la agitación de sedimentos provocada por las excavaciones nubla el agua y sofoca a los animales, además del ruido, las vibraciones y la contaminación lumínica, y el potencial derrame de petróleo que acabaría manchando las aguas. Eso sabemos.

Regular actividad minera

Fuente: elespectador.com /oei.es

Fotografía: bbc.com

Aporta información para 300 palabras más a través de nuestra página en Facebook

Curiosidades, datos y estadísticas a través de Twitter: @300gotas

Haznos llegar tus comentarios a nuestro correo [email protected]

Comentarios