300 GOTAS

Publicado el Bastián Baena

El Derecho Humano al Agua

En el año 2000, los gobiernos del mundo reunidos en La Haya calificaron al agua como una necesidad humana, pero por una cuestión de semántica olvidaron declararla como un derecho. El derecho garantiza. Además que los derechos no se ponen en venta.

El derecho al agua estaba siempre asociado a otros derechos, partiendo del derecho mismo a la vida, y a los demás derechos fundamentales como el trabajo, la salud, la educación, la cultura. Protocolos, Tratados, sentencias y toda clase de legislación exigían a los gobiernos un sistema de distribución de agua. El derecho al agua aparecía citado dentro de los principales Convenios sobre los derechos del niño y de la mujer, y cada vez eran más las Naciones que entendían la necesidad de tratar a este recurso como a un derecho humano.

La pugna estaba en declarar al agua como un bien común universal y patrimonio vital de la humanidad, o seguirlo tratando como a un bien comerciable. La OMC pretende que la salud, la educación y los recursos naturales sean objeto de negociación. El Banco Mundial alienta la privatización del agua avalando préstamos de dinero y resolviendo disputas entre Estados e inversionistas.

En el 2010 La Asamblea General de las Naciones Unidas reconoció que el derecho al agua potable y al saneamiento es un derecho esencial para el pleno disfrute de la vida y de todos los derechos humanos. La resolución exhorta a los Estados y organizaciones internacionales a disponer de los mecanismos necesarios para proveer “agua suficiente, saludable, aceptable, físicamente accesible y asequible para su uso personal y doméstico”.

Se trata de una nueva conquista humana. Sin embargo no era necesario que los papeles declararan lo que sabíamos y dábamos por sentado: que el agua es vida, y que la vida y el agua son derechos humanos.

The Human Right to Water

In 2000, governments around the world gathered in The Hague stated that water was a human need, but because of a matter of semantics they forgot to declare it as a right. Rights guarantee. Besides, rights are not for sale.

The right to water was always associated with other rights, based on the right to life and other fundamental rights such as work, health, education, culture. Protocols, treaties, judgments and all legislations required governments to provide a water distribution system for their population. The right to water appears quoted in the main conventions on the rights of children and women, and Nations grew to understand the need to treat this resource as a human right.

The debate was to declare water as a common good and a vital universal heritage of humanity or to continue treating it as a marketable commodity. The WTO claims that health, education and natural resources are under negotiation. The World Bank encourages privatization of water by guaranteeing loans of money and resolving disputes between states and investors.

In 2010 the United Nations General Assembly recognized the right to water and sanitation as a right essential for the full enjoyment of life and all human rights. The resolution calls upon States and international organizations to provide the necessary mechanisms to provide “sufficient, healthy, acceptable, physically accessible and affordable water for personal and domestic uses.”

This is a new human conquest. However it was not necessary to declare what we already knew: Water is life, and life and water are human rights.

Fuente: ohchr.org / monografías.com / un.org

 

Fotografía: gloriaveronika.blogspot.com
Fotografía: gloriaveronika.blogspot.com

Aporta información para 300 palabras más a través de nuestra página en Facebook

Curiosidades, datos y estadísticas a través de Twitter: @300gotas

Haznos llegar tus comentarios a nuestro correo [email protected]

 

Comentarios